martes, 8 de marzo de 2016

Manos en la escuela





 Esta foto, nos muestra unas manos, son las manos que han enseñado a mis peques en las últimas semanas a programar nuestros robots, que han permitido la magia de convertir a 23 criaturas de 3º os de primaria en expertas y expertos en robótica.
Quien nos iba a decir el curso pasado cuando andábamos buscando financiación para nuestro Kit de robótica que nos íbamos a convertir tan rápido en auténticas figuras del mundo de los robots.
Hemos investigado sobre ellos, hemos construido algunos, hemos coqueteado con Scratch, hemos construido con Lego y por último hemos aprendido a programar nuestras pequeñas producciones.
Esto último gracias a Ana, la mamá de Rubén que durante tres semanas nos ha acompañado en los rincones para que todas y todos aprendan a programar nuestros aparatejos.
Ahora andamos viendo cual va a ser nuestro nuevo reto y les hemos ofrecido a otros compis del cole que podemos enseñarles lo que hemos aprendido.
Ana es además nuestra delegada de clase, es una mamá mágica y ella y yo sabemos la profundidad de esa afirmación, es una mujer fuerte, tenaz, incansable...
Por eso cuando lanzaron el reto de celebrar este 8 de marzo con el lema “manos de mujer” no pude evitar sonreirme al ver la casualidad de una foto que mostraba sus manos.
Unas manos que representan a otras muchas manos, porque efectivamente yo veo manos de mujer en un 8 de marzo y en el 7 y en el 6..., veo manos de mujer en cada día del año y en cada año de mi vida.
Manos que abrazan, manos que acarician, manos que guían, que limpian, que enseñan, que conducen, que friegan, que operan, que cocinan, que construyen, que ayudan, que ríen, que lloran...
Veo manos fuertes que luchan mientras miman, veo manos amigas, manos compañeras, manos tenaces, incansables, manos bailarinas.
Las veo en mi casa, en la escuela, en la calle, en casa de mi vecina, de mi amiga, de mi madre, en el hospital y en la tienda, en el cine y en la escuela, en la escuela, en la escuela, en la escuela...
Esas las tengo muy cerca, las siento a diario, divertidas, a veces, a veces preocupadas, serviciales siempre.
Dispuestas a colaborar conmigo en la carrera apasionante de la vida de sus criaturas.
Tienen 23 nombres, bueno, más, si cuento las manos de abuelas que veo menos, pero que siento también cerca.
Hoy para celebrar este “Día Internacional de la Mujer”le doy las gracias a ella y al resto que han hecho posibles nuestros mosaicos de tela, nuestra escultura de Florita, nuestras obras de teatro, esos robots que se mueven...¡Gracias a todas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada