lunes, 28 de septiembre de 2015

¿Quién dijo que los robots no entienden de emociones?

La vuelta al cole después del verano genera en los peques excitación, nerviosismo y si a esto añadimos una serie de circunstancias como que han cambiado de edificio (a uno mucho más grande), nueva clase y nuevos compañeros, todo esto les provoca diferentes emociones.
Y ya que tan importante como aprender a leer o escribir es la capacidad de conseguir que aprendan a decir y canalizar sus propias emociones y comprender los sentimientos de los demás; comenzamos el cole realizando un juego con Bee Bot, en el que los peques debían programar a la abejita para llevarlo al emoticono que representaba como se sentían y no solo eso sino que además nos explicaban el motivo de esos sentimientos, en algún caso incluso llegaron a empatizar con sus compañeros, buscando soluciones para evitar que se sintiesen así...es muy emocionante escucharlos. 


Como habéis comprobado en este caso a pesar de que el tapete llevaba barreras por las que no podía pasar Bee Bot, han adaptado la actividad a las necesidades de cada uno, había quién evitaba las barreras en su recorrido y quién prefería pasar por ellas. Este es el tapete que hemos utilizado. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada