miércoles, 29 de junio de 2016

emoTionBOT..en búsqueda de las emociones.

EmotionBot es una propuesta que pretende aunar desarrollo emocional y acercamiento al mundo robótico y la programación.
En él se ponen en valor las habilidades creativas, ingeniosas y propositivas de los niños y las niñas de las aulas hospitalarias para aplicarlas en el diseño de proyectos donde la robótica es a la vez,  un medio, una experiencia y un aprendizaje para el desarrollo emocional y afectivo de los niños y niñas que atraviesan una situación de enfermedad.
Con del desarrollo de este proyecto, los alumnos de las Aulas Hospitalarias vivirán experiencias emocionables, de desarrollo de su inteligencia emocional a través de la simulación de ambientes, personajes y efectos reales o imaginarios con apoyo de la tecnología: Lo mágico, lo creativo  y la ciencia unidos a  partes iguales para generar  emoción, ilusión y aprendizajes.

LAS EMOCIONES Y LA ROBÓTICA
¿Quién nos ha enseñado a sonreír?¿quién nos explica qué es el miedo? Como señala Eduard Punset, “expresar nuestras emociones lo hacemos de forma instintiva”.
En el hospital, las emociones son un factor intelectual importante de la estancia hospitalaria y la evolución de los  pacientes a situaciones saludables.  Por ello, en las aulas hospitalarias consideramos el campo emocional un terreno de trabajo prioritario.
También sabemos que para el  aprendizaje de la expresión emocional  es fundamental la socialización rica y amplia.  Y es que aprendemos en constante ejercicio de comparación y modelaje. La cara de los demás es nuestro espejo. “Sé que no me voy a morir porque mi madre no llora”, nos decía hace unos días una alumna enferma con leucemia.
Para los alumnos de las aulas hospitalarias especialmente -y para todos en general-  es importante ser capaces de realizar un doble ejercicio de desarrollo emocional: Comprender e interpretar  qué inquieta, desconcierta o agrada a quienes tenemos cerca. A quien nos acompaña. Como añade E. Punset: “la inteligencia, sea emocional o de cualquier otro tipo, o es social o no es inteligente”.
El intercambio y la interacción de conocimientos, sentimientos y abrazos  es básica para fortalecer la inteligencia emocional. La tecnología y la robótica  son un campo abonado tanto para despertar la  curiosidad intelectual necesaria para aprender como para colaborar  compartir sentimientos y conocimientos con otras personas, comprender lo que nos ocurre y los sentimiento…en definitiva nos ayuda a sentirnos mejor.
emoTionBOT …en busca de las emociones.
Arduino te ayuda a construir cosas que interactúan contigo, tanto si eres niño y quieres aprender jugando, como si  eres adulto y haces ciencia o poesía poeta.
Con la robótica educativa nuestros alumnos  aprenden a ver la tecnología y la programación  de una forma lúdica, dónde  el aprendizaje se realiza a través del juego, animándoles a ser los futuros científicos, ingenieros y programadores, utilizando  herramientas creativas y  haciéndoles experimentar las recompensas de comprensión y realización.
Con el proyecto emoTionBOT trataremos de formular actividades innovadoras, creativas y,  sobretodo, divertidas, diseñadas para desarrollar competencias y habilidades necesarias para afrontar los desafíos del siglo XXI.  En ellas, uniremos lo “novedoso” de manipular este tipo de materiales con la experiencia de proyectos ABP para el desarrollo de  la humanización de la robótica y la creación de pensamiento  robótico.
En definitiva, se trata de humanizar la robótica y robotizar nuestra vida ya que en  el  hospital, los niños ven y sienten que las máquinas le ayudan a mejorar la situación de enfermedad que atraviesan.
Comencemos por ahí” “hagamos un proyecto” ¿qué pueden aprender  nuestros  alumnos utilizando la “excusa” motivadora de los robots? ¿cómo acercarnos a la idea de que los robots nos ayudan a vivir mejor?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada